Le Grand K: La Historia de la Masa Patrón

Equipos para Manejo de Combustible
mayo 19, 2020
Balanzas
junio 2, 2020

Le Grand K: La Historia de la Masa Patrón

No es menor que el pesaje garantiza la confiabilidad y la exactitud entre las partes interesadas. Su historia se remonta a antiguas civilizaciones que inventaron sus propios métodos para eso. Luego, en el siglo XIX se estableció una masa patrón que establece un modelo internacional usado hasta los días de hoy.

Desde que el mundo es mundo, la humanidad ha aprendido el arte de comercializar bienes y productos, entre ellos granos, alimentos, metales preciosos, líquidos, etc. Su comercialización se basaba en el pesaje para  realizar algún tipo de trueque, donde ese intercambio de productos se realizaba mano a mano de acuerdo con las necesidades de ambas partes.

Se cree que todo comenzó en Sumeria (Mesopotamia), cuna de la civilización. Los sumerios fueron los que inventaron el primer sistema de pesos y medidas para tales efectos.

Con el pasar del tiempo, como todo se pesaba para realizar el trueque, se generó la necesidad de garantizar el peso justo en las transacciones que la civilización realizaba. Desde mediados del siglo XVI, y agudizado durante la revolución industrial, se manifestó la necesidad de crear un sistema de pesas y medidas universal.

Fue en 1875 que se definieron las unidades de masa, patrones de masa e instrumentos de comparación a nivel mundial, los que permiten realizar el arte del pesaje de manera exacta.

La primera Convención del Metro, realizada en París, fue el evento en el cual se estableció el kilogramo como la unidad base de masa en el Sistema Internacional. Para tales efectos, el kilogramo fue definido como la masa de un artefacto sólido en forma cilíndrica, de 39 milímetros de diámetro.

Este prototipo, hecho en 1879, posee un 90% de platino y 10% de iridio, los cuales se eligieron para lograr que la masa de 1000 centímetros cúbicos de agua, a una temperatura de 4°, sea de 1 kg. Por lo tanto, la masa patrón, también conocida como Le Grand K, es un  prototipo de platino iridiado que determina el kilo en el mundo.

Este prototipo se custodia en las instalaciones de la Oficina Internacional de Pesas y Medidas, en una bóveda de alta seguridad en Sèvres, localizada al suroeste de París.

Hoy la masa patrón, o sea, varias decenas de copias del Le Grand K original están almacenadas en laboratorios metrológicos alrededor del mundo, lo que permite crear otras copias que aseguran la precisión del peso a nivel mundial.

Call Now Button